martes, 2 de diciembre de 2014

Me rebelo desde el interior de mi cúpula

Últimamente le doy mucho a todo el tema filosófico. Le busco la razón de ser hasta a las naranjas... ¿y eso qué tiene que ver con lo que vas a decir...? En fin... Como siempre y con todos vosotros, yo y mis paranoias mentales, un fuerte aplauso, por favor:

Soy yo la que siempre habla de cambios. Supongo que será debido a que no me gustan demasiado... O a que estoy demasiado acostumbrada a demasiadas cosas. Hablo de cambios de lugar, de cambios respecto a los amigos, de cambios respecto a lo que quieres dar a entender que eres... Todo y todos cambian... menos yo. Tampoco digo que de la noche a la mañana quiera transformarme en alguien que no soy... Lo que quiero decir es que cambiando la gente va progresando, van obteniendo logros y nuevas experiencias que llevarse ahí arriba, pero yo sigo estando quieta donde siempre, en esta estúpida cúpula invisible de cristal donde siempre pasa lo mismo con la misma gente, y donde hagas lo que hagas, los pasos que des siempre serán nulos. Soy una simple observadora que ve como todos se mueven en una trayectoria ascendente perfecta y que solo es capaz de ver antes sus ojos la vida pasar.
Me da miedo dar esos cuatro o cinco pasitos que me podrían ayudar a atravesar la cúpula... por cosas tan irrelevantes como el que dirán, el cómo me verán, el "y si sale mal...". El maldito y horrible "y si sale mal". ¿Cuántas veces me habrá frenado eso? Muchas ya... ¿Suficientes para mí? Quién sabe... Pero creo que ya va siendo hora de dejar de ver actuar a los demás y de empezar a hacer algo yo. Igual al principio los golpes que doy no hacen que la cúpula se rompa... Pero con suerte conseguiré agrietarla algo... lo suficiente como para ver a través de las grietas lo nuevo, lo que nunca antes he probado a hacer... Lo suficiente como para descubrir lo que realmente quiero cambiar... y descubrir cómo quiero ser. Porque... Gustarme... lo que es gustarme a mí misma... Pues bueno, digamos que no me disgusta cómo soy. Pero sé que hay muchas cosas en mí que me impiden hacer plenamente lo que deseo, que me obligan a callar cuando realmente quiero gritar.

En fin, esta fue una entrada cortita pero sincera que ya tenía guardada como borrador desde hace días. ¿Qué tal os van los exámenes? ¿Los habéis terminado ya? Yo hasta el 16 no puedo dejar de hincar codos... 
Comentad, dad vuestras opiniones y mucha suerte a todos :3

Carol ✰❤(^ω^)❤✰