martes, 10 de mayo de 2016

Ciegos

Fuisteis creados para ser y seguir siendo. Las pequeñas velas encendidas sobre vuestras almas parpadean a cada latido de vuestro corazón a un ritmo emocionante que muestra vuestra juventud y fiereza. Pero hoy y mañana seréis lo que vosotros queráis ser y seguir siendo. Miles de telarañas brillantes y delicadas son arrojadas a vuestros ojos, como tela de gasa inofensiva, que acaba penetrando en vuestras mentes y comiendo vuestro propio criterio. Abrid los ojos. No veáis lo que yo veo si no queréis verlo, pero sed conscientes de que existe. Han diseñado los escenarios de vuestras vidas de una forma tan... sutil. Tan bien ajustada a todo lo que creéis necesitar. Manos ladinas con el poder de manejar nuestras cabecitas. Manos que vosotros sustituis por vosotros mismos, en vuestro pensamiento. No, no lo habéis decidido vosotros. Nada de esto. Y yo tampoco. Pero ellos sí.
Vuestra vida es una línea, en el mapa de vidas intercaladas que siguen caminos tan semejantes... Pero no me disgusta eso. Me gusta. Lo que no me gusta es que no lo sepáis. Ojalá pudiera mostraros sin tapujos el arcoíris de sentimientos y sensaciones que mi todo puede soportar. Ojalá pudiera emocionarme más a menudo. Ojalá pudiera salvar a otro sensible como yo. Salvarlo de esto, de todo esto, que es tóxico y tan triste. Y tan gris. Y tan apagado... que da frío pensar cómo han anulado tales cosas. Cosas que hasta yo llamo cosas. Sensibilidad...